​​​​María José y Marco Castro comparten la adrenalina de la Yaris Cup

POR FABIÁN OREAMUNO

ACTUALIZADO EL 21 DE FEBRERO DE 2017 A LAS 03:54 PM
Padre e hija suman tiempo juntos en disciplinas de motor y en la práctica del triatlón

Marco Castro fue el quien despertó en su hija, María José, la pasión por los deportes de motor. (CORTESÍA MARCO CASTRO)

María José y Marco Castro vivieron de nuevo la adrenalina gracias a la Yaris Cup. Este campeonato abrió las puertas para que padre e hija compartieran, una vez más, la pasión que tienen por los motores.

El amor de la familia por los deportes de velocidad se remonta a los años 80, cuando Marco empezó a practicar motocross, y hasta llegar al automovilismo. Con la llegada de sus tres hijas, estas se involucraron en la pasión de su progenitor, a tal punto que todas practican Kartismo.

María José, por su parte, en un principio practicaba ballet; con los años, decidió dejarlo y emprender carrera en los motores. La Yaris Cup es el primer torneo en el que compite, pues solo había corrido en kartismo.

Con tan solo 22 años, ya corre en la competencia monomarca y empieza a hacerse un nombre en un deporte liderado por el género masculino. Comentó que espera llegar a pilotear en el Costa Rica Touring Car Championship (CTCC).

Juntos. Para Marco, la experiencia de competir al lado de su hija es única y algo que lo marcará siempre. Afirma que compartir el volante no es fácil, pero con su hija las cosas son distintas.

"Para mí es el campeonato más importante de mi vida y eso es porque tengo la oportunidad de compartir la competencia con María José. Esta es la primera vez que comparto el carro con una de ellas (sus hijas) y para mí es un logro muy lindo", comentó.

Para ambos, la comunicación ha sido clave para tener una noción muy clara del estado del carro y de la competencia. Asimismo, esperan que la segunda fecha sea exitosa, después de haber pasado el nerviosismo del comienzo del campeonato. La idea de ellos es mejorar el desempeño y empezar a subir posiciones.

Fuera de la pista. Padre e hija no solo comparten la pasión por los carros, ambos practican triatlón, disciplina que forma parte de su preparación física para el automovilismo.

Marco fue el que empezó a nadar, luego a correr, hasta que llegó al triatlón. Por su parte, María José confesó que se antojó de hacer lo mismo, lo que los llevó a compartir un nuevo deporte.

En el pasado, los Castro tuvieron la oportunidad de competir fuera del país, incluso en la categoría de Iron Man. Actualmente, pasan sus días entre el triatlón, el gimnasio, el kartismo y los preparativos para la Yaris Cup.

La próxima fecha del campeonato será el 2 de abril en el Circuito Grupo Sur, en Parque Viva.

Regresar